Conflictos con final feliz no es que dejen de existir conflictos

Voy a escribir estas letras por dos motivos. Uno es que no quiero olvidarme de todo lo que he aprendido hoy en un curso de resolución de conflictos. Otro es que me sentiría satisfecha si tan solo una persona aprendiera algo con lo que voy a contar. Ese es, en definitiva, el fin último de este blog.

Empecemos por el principio; los conflictos son positivos porque en caso de ser funcionales, con un origen práctico, ponen de manifiesto una situación en la que hay algo que resolver o mejorar. Por el contrario, si se trata de un conflicto irracional de esos que a veces nos inventamos por aburrimiento inconsciente, lo mejor es ignorarlo para no caer en situaciones disparatadas. ¿Para qué gastar energía en resolver un conflicto que no va a resolver ni mejorar nada? No voy a negarlo. En ocasiones, generar un debate al más puro estilo Miss Controversias, me ha llevado a un conflicto absurdo del que me ha costado salir airosa sin “odiadores” o haters que no piensan como yo.

¿Talar árboles para evitar incendios?

Veo consternada las imágenes del incendio forestal de Portugal. Tal vez porque pienso que podría ser yo misma o mi familia quien yendo de un pueblo a otro una tarde de sábado, nos viéramos atrapados en alguna de las carreteras que cursan entre los pinares de nuestra comarca…

… Así comencé a escribir hace unos días un artículo sobre la extinción de incendios forestales. Ayer, mi padre me comentaba que ese era un buen tema para este blog de temas controvertidos y que debería terminarlo. Por desgracia, hoy nos hemos despertado con la noticia de que estaban desalojando Mazagón, un pueblo al que por circunstancias personales recuerdo con mucho cariño.

familiados.com, economía colaborativa con la dependencia

El día a día de la dependencia

Sólo quienes comparten techo con una persona dependiente, saben de verdad lo que significa esta palabra. Detalles que no se conocen de visita, ni en una llamada de teléfono, ni siquiera en una consulta médica. Detalles que hacen la vida difícil, dura y muchas veces triste. A todas las dificultades que supone convivir con una persona dependiente, hay que añadirle los juicios de valor de la sociedad, es decir, aquellos que piensan que todo lo que hay es lo que ven en sus 5 minutos de visita.

La microeconomía del ocio

Hoy he tenido un día en el que iba a haber hecho mil cosas que me han ido fallando una detrás de otra, la última porque la he decidido yo. Una invitación para un estreno de cine no disponible, una visita de un amigo que finalmente no está en Madrid, un concierto con entradas agotadas y una amiga a la que no he visto porque he decidido que tenía escribir. De repente he entrado en mi momento blogger-inspiración pero… ¿Qué es lo que me ha hecho inspirarme hoy? La gestión de las expectativas. 

Helicopter Money, cuando el dinero sí cae del cielo

Como cada mañana, salí de casa para recorrer andando los 2km que distan a mi trabajo. Siempre somos los mismos, ¡y que nadie falte! El señor con un punto de locura que nos dice a todos buenos días, la chica corriendo, la mamá de la mano de un niño, el camión del supermercado, el frutero abriendo la tienda, la pareja de recién jubilados que salen juntos a pasear y todos los coches que van y vienen a un lado y a otro de la calle.

Azúcar de Castilla negociado en Manhattan

Hace unas semanas compré un Kg de azúcar blanco por 60 céntimos de euro. Me llamó la atención que por primera vez en muchos años, el precio del azúcar no oscilara alrededor de los 90 céntimos, un producto cuya característica principal era la estabilidad del precio y la escasez de marcas ofertadas.

Objetivos de Desarrollo Sostenible, la nueva misión de la empresa

En mi último artículo escribí sobre Design Thinking y la forma en que este método es útil en la creación de ideas innovadoras. Pocos días después de publicarlo, encontré entre los eventos del Campus de Google de Madrid, un taller de Design Thinking sobre diseño de ideas para el cumplimiento de los Objetivos Del Desarrollo Sostenible (en adelante, ODS).

¿Por qué deben los financieros liderar el Social Media corporativo?

El departamento financiero es un departamento de valor añadido que se nutre de todos y cada uno de los rincones de la organización. Ya no es sólo un departamento que da soporte a todos los demás, es mucho más que “el departamento que hace las cuentas y administra la tesorería”. Es un departamento transversal que planifica, compara lo estimado con la realidad, analiza y ofrece información en base a las cual se toman decisiones.

Todas las operaciones de una organización (producción, comerciales, logísticas, organizativas…) tienen su reflejo en contabilidad financiera (legal) o analítica (interna de la compañía). Sin embargo, la falta de interés provocada en parte por la digitalización de las tareas o por la propia monotonía de la función financiera, ha fomentado que existan lagunas de conocimiento entre la verdadera actividad de la empresa, (el core business) y los miembros del departamento financiero.

Esta falta de conocimiento entre áreas merma la eficacia de un departamento que si se exprimiera al máximo, debería ser clave en el desarrollo de la estrategia. El área financiera ya no es sólo un departamento de soporte al resto, un departamento que debía existir por imperativo legal. En la era de la digitalización, este área desarrolla una labor de recogida de información financiera y no financiera que debe ser procesada, analizada y explicada al resto de la organización. Por este motivo, los buenos perfiles financieros son aquellos que mezclan la capacidad numérica con habilidades como el análisis y la comunicación, que tienen un profundo conocimiento de las operaciones internas y externas de la empresa, entendiendo además la relación que tienen estas operaciones entre sí y su impacto en el resultado y en el cumplimiento del objetivo de la estrategia.

Cuanto más grande y digitalizada es una organización, más difícil es que se conozcan y relacionen todas las transacciones que se realizan, por ello, utilizar métodos sencillos de expansión del conocimiento a todos los empleados puede ayudar a cubrir las deficiencias provocadas por la propia estructura organizativa o automatización de tareas, algo que afecta especialmente al área de contabilidad.

Es aquí donde el Social Media interno en la organización puede ser una plataforma de comunicación multilateral, donde los usuarios puedan interactuar y donde además, la empresa pueda medir el impacto que tiene cada cuestión en la plantilla. De esta forma, este método puede ser útil como medida para incentivar la expansión del conocimiento. Herramientas como un blog corporativo en el que de forma escueta pero frecuente, expertos de cada materia o usuarios que conozcan a fondo cada operación, creen contenidos sobre diferentes procesos y el efecto que estos tiene en otras áreas, abriendo la posibilidad de preguntar, abrir un debate y compartir puntos de vista. Otras herramientas como el microblogging tipo Twitter, donde los empleados compartan información, inquietudes, preguntas… En definitiva, abrir la posibilidad a que los empleados que a menudo no tienen acceso a una red de expertos ya sea por distancia física o por desconocimiento, puedan acceder a información que de algún modo les afecta en la calidad de su trabajo.

El problema al que se enfrenta esta idea de compartir información y conocimiento corporativo vía Social Media, es la baja influencia que estas herramientas tiene aún en la sociedad. Cuesta que las personas interactúen sin miedo en un entorno 2.0, que expongan su opinión o compartan una información importante, y más si hablamos en un entorno laboral. Aún cuesta que seamos capaces de ir más allá del puro aprendizaje para entender las causas y consecuencias de cada cosa que hacemos. Como decía Séneca:

Para saber algo, no basta con haberlo aprendido