Things happen for a reason (las cosas pasan por algo)

Leo en Twitter un hashtag para elevar la vibración (cosas de “negacionistas”) que dice #enfocandoenpositivo. El enfoque en positivo es difícil hacerlo si no te sale de dentro y hay una gran parte de esa forma de pensar, de vivir y sentir, que viene de serie.

Sin embargo, el pensamiento positivo, también se puede entrenar. Desde luego que lo fácil es enfadarse y tener ira, comer siempre lo que más nos gusta, tirarse en el sofá en vez de salir a hacer deporte o estar triste cuando, objetivamente, escrito en el papel del manual de la vida perfecta, nos pasan cosas que no esperamos.

No se trata de creer que la vida es maravillosa pero sí de entender la vida. Este artículo que estoy escribiendo del tirón es el primero después de más de un año cuando llevamos casi 18 meses en pandemia. Y si después de lo vivido no hemos cambiado la actitud, es que nos merecemos otra pandemia, otro confinamiento y un poco más de sufrimiento.

La vida en sí no es un problema. El desamor, los conflictos profesionales, levantarte con pereza por la mañana, el menudeo en los problemas de salud, que tu hijo sea mal estudiante o que no tenga amigos, tener un vecino ruidoso, que te caiga mal tu cuñado, tener un accidente con el coche, que tus amigos te decepcionen (según el manual de la vida perfecta) o que alguien intente aprovecharse de tus buenas intenciones, no son problemas. Siento ser cruel, pero… así es la vida. Y cuanto antes asumamos que las cosas funcionan así, antes aprenderemos a adaptarnos a las situaciones con una actitud en positivo. No se trata de tener una actitud “buenista” sino lo contrario, se trata de preparar el terreno para el momento en que las cosas no vengan como se esperan.

Por la misma razón que ahorramos por lo que pueda pasar, deberíamos preparar nuestra mente por lo que pueda pasar. Sin embargo, esto no lo hacemos. Saber estar solo y saber reírse de uno mismo son seguros de vida como lo es comer bien, tomarse una copa de vez en cuando si te gusta el alcohol o hacer ganchillo si te relaja, hacer algo de deporte y rodearse de personas que crean armonía con uno, ya sean tus hijos, tus padres o el camarero del bar de la esquina. Leer, ver pelis, reflexionar y perder mucho el tiempo también son seguros de vida. Cuando pierdes muchos minutos de tu vida, aprendes a valorar los segundos que sí aprovechas y esa satisfacción te empuja a mover minutos perdidos a segundos aprovechados. Pero eso, amiguis, es un trabajo de cada uno.

Esto que os cuento que no es más que una reflexión personal. Es algo que he aprendido andando sola por el campo escuchando podcasts o escuchando música, desde la más erudita música clásica, los clásicos de la música electrónica hasta canciones de rock o marchosas de Ricky Martin que me hacen caminar más deprisa.

Por eso creo que enfocar la vida en positivo es posible. No quiero decir que no nos enfademos o no estemos un día tristes, se trata de la forma en la que en general uno asume las cosas que le van pasando. Porque cada cosa que nos pasa, nos coloca en un lugar y desde ese lugar nos seguirán pasando otras cosas, algunas nos vendrán dadas y otras las decidiremos nosotros. Cada factor, el aleatorio y el sesgado, influyen en la posición que nos vamos encontrando en cada momento. Y así, aunque la vida de unos esté más lejos que la de otros del manual de la vida perfecta, ese manual en realidad no existe, porque la vida es luz y es oscuridad, es nacimiento y es muerte, es risa, llanto, alegría y pena, es beber para morirte de ganas de hacer pis unos minutos después; lo que importa es que el cuerpo coja el agua que necesite y expulse lo que le sobra arrastrando toxinas. Si la vida es como el ciclo del agua en nuestro cuerpo ¿para qué preocuparse de más?

Tener una actitud positiva ante la vida es una vacuna, es tener una joya que nadie nos puede robar porque se guarda en la parte izquierda de la caja torácica. Yo la cuido todo lo que puedo y este blog forma parte de esa vacuna.

Prometo escribir muy pronto.

Os leo en comentarios. Besitos

2 thoughts on “Things happen for a reason (las cosas pasan por algo)”

  1. Muy buen texto.
    Yo lo llamaría “sin condenas” .
    Encantado de leerte , tus perspectivas son toques de realidad que me reafirman en muchos de mis pensamientos y creencias ..
    Saludos !!

  2. Muy buen articulo, comparto contigo al 100% lo que dices. Pero…. Que dificil a veces, verdad?
    Esperando tu siguiente texto.
    A cuidarse mucho, tu y todos!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *